Páginas vistas en total

miércoles, 15 de enero de 2014


SACERDOCIO UNIVERSAL DEL CREYENTE
Sacerdocio familiar


PRIMERA DE VARIAS SERIES 




INTRODUCCIÓN

UN PANORAMA HISTÓRICO – PRACTICO DEL PASADO DEL SACERDOCIO EN EL AT.

Aspectos preliminares  antes de subir a bordo en este viaje.

Todas las verdades contenidas en el AT tienen la porción autoritativa de la inspiración de las Escrituras. Como palabra de Dios ejecuta verdad de carácter divino, y por ende, goza de vida y capacidad de fortalecer y bendecir a todo persona cristiana.
Pero mantener un equilibrio entre las verdades comprendidas entre el Nuevo Pacto y el Antiguo, y ponderarlos correctamente, no sólo nos ayuda a no ver, ni decir, un argumento, aplicándolo a un pasaje, del AT que en realidad está más sostenido en el NT y mejor explicado.
Si logramos esto, podremos contemplar integralmente el tema del “sacerdocio universal del creyente” con una teología práctica. Y para ser honestos, este principio nos servirá en cualquier aplicación en toda la biblia.
Nos fundamentamos en las líneas anteriores a la cosmovisión que el mismo Apóstol Pablo dio a semejanzas antiguo testamentarias en Col. 2.9-19.
9 Cristo es completamente igual a Dios, 10 y reina sobre todos los espíritus que tienen poder y autoridad. A ustedes no les falta nada, pues están unidos a Cristo.
11 Los judíos se circuncidan en señal de que son parte del pueblo de Dios. Pero a ustedes Dios los hizo parte de su pueblo al unirlos a Cristo, y así les quitó el deseo de seguir pecando. Esa fue la circuncisión que Dios mismo les hizo. 12 Cuando ustedes fueron bautizados, fueron sepultados con Cristo. Y resucitaron con él, porque confiaron en el poder de Dios. 13 Antes, ustedes estaban muertos, pues eran pecadores y no formaban parte del pueblo de Dios. Pero ahora Dios les ha dado vida junto con Cristo, y les ha perdonado todos sus pecados. 14 La ley escrita estaba en contra de nosotros, pero Dios le puso fin por medio de la muerte de Cristo en la cruz. 15 Dios les quitó el poder a los espíritus que tienen autoridad, y por medio de Cristo los humilló delante de todos, al pasearlos como prisioneros en su desfile victorioso.
16 No dejen que nadie los critique por lo que comen o beben, o porque no celebran ciertas fiestas ni respetan los días de luna nueva o de descanso. 17 Todo eso no era más que la sombra engañosa de lo que estaba por venir. Lo real y verdadero es Cristo. 18 Así que no dejen que nadie los condene, y menos esa gente que adora a los ángeles y que aparenta ser humilde. Dicen que ven visiones, pero mienten. Sus pensamientos los llenan de orgullo, pero sólo piensan cosas malas. 19 Esa gente no está unida a Cristo, que es quien gobierna a la iglesia y quien le da más y más fuerzas. Cristo le da a la iglesia todo lo que necesita, y une a todos sus miembros de acuerdo con el plan de Dios.
Pablo, contrarresta en la epístola, falsas enseñanzas gnósticas de la época,[1] que afirmaban doctrinas erradas. El autor asume varios trazos que por falta de tiempo y espacio, no trataremos aquí. Pero entre los versos 9-19 del capítulo 2,   debilitando a los maestros falsos y doctrinas falsas que golpeaban a los hermanos y hermanas en la iglesia de Colosas, Pablo aplica verdades contenidas en el AT, ¿cómo hace Pablo para dirimirlo?
Primero, declara que “Cristo es completamente igual a Dios”. (v.9) Justo así, comienza una sana doctrina, asumiendo convicciones que tienen una correcta imagen y concepto de la persona de Jesucristo. Jesucristo es el centro de las Sagradas Escrituras en primer plano; su soberanía, poder y atributos son tema supremo.
Segundo, la expresión: “a ustedes no les falta nada…” (v.9.b) palabras que nos enseñan una teología práctica. Dios, en Cristo es todo en la vida de un hijo o hija de Dios. Del mismo modo, en el verso 11, se tocan temas medulares para la iglesia cristiana de origen judío o no judío de aquel momento y sin duda, nuestro tiempo actual, que son “la circuncisión como señal de pacto, el papel de la ley escrita por Moisés (v.14), el poder cósmico de los espíritus caídos (v.15), de que se come y que se bebe (v.16.a), y la observación de los días festivos; y cierra con el día de reposo (v.16.b.)”.
Todo lo anterior citado por Pablo, lo trata con una relectura extraordinaria y hermosa:

Todo eso no era más que la sombra
Engañosa de lo que estaba por venir.
Lo real y verdadero es Cristo. (Col. 2.17)

Las palabras paulinas son muy claras, aceptando que las verdades de la circuncisión, la ley Mosaica, la correcta situación actual de los espíritus caídos, Las leyes higiénicas, observaciones de festivales, y corona Pablo, con la cuestión de la vigilancia del día de reposo, las cuales, han de ser entendidas a la luz de la persona de Jesucristo, acción y obra. Y ponderó, todas estas verdades al vocablo: “sombra de algo venidero”.  

Todo el AT es palabra de Dios, pero también es sombra de lo venidero. El vocablo utilizado en el texto griego es skia (σκιά,), el cual es utilizado como “la imagen o forma dibujada por un objeto (Col 2.17), de ceremonias bajo la ley; del tabernáculo y sus utensilios y ofrendas (Heb. 8.5); de todo ello como dispuesto bajo la ley (Heb. 10.1)”[2]
De antemano, quisiéramos señalar que esta será la dinámica y manera de emprender cualquier tema contenido en el AT que tenga relación con el “sacerdocio universal del creyente”, desde el libro de Génesis hasta apocalipsis.



1. NOÉ, SACERDOTE DE UN CLAN RESCATADO POR DIOS.

Para comprender mejor el sacerdocio familiar cristiano, es relevante hacer un viaje por personajes bíblicos en el AT, y luego, recibir el impacto del sacerdocio espiritual a la luz del NT. Noé nos puede mostrar verdades prácticas del que llegaría a ser un sacerdocio espiritual de la iglesia de hoy. Noé tenía un ejercicio de sacerdocio relacional fuerte e íntimo con Dios, matiz que retomamos más adelante.
No haremos una biografía de Noé, ni pretendemos señalar puntualmente toda su vida. Más bien, indicaremos visos de la vida de Noé que impliquen y apunten a esa “sombra” que habría de venir “JESUCRISTO”, y su aplicación práctica  al sacerdocio universal del cristiano de hoy.
Noé es citado por primera vez en la biblia en Gen 5.28-29,
Había vivido Lamec ciento ochenta y dos años cuando engendró un hijo. 29 Y llamó su nombre Noé,[3] diciendo: Éste nos consolará de nuestras obras y de la fatiga de nuestras manos, de la tierra que maldijo YHVH”
De antemano, el autor del Génesis nos revela el propósito de vida dispuesto por Dios para Noé. Será para “consolar”, primero, acciones o actitudes, y segundo, la fatiga del diario vivir. 
El verbo hebreo traducido al castellano por “consolar” es  נחם [naḥam][4] advirtiendo un estado de sosiego y consolación, afectando las obras מַעֲשֶׂה  (maasé);[5] que posee toda la connotación de la actividad humana en los sentidos más amplios, y עִצָּבוֹן (itstsabón)[6] que asume un sentido de dolor laboral, esfuerzo intenso, posiblemente causado por cansancio físico fatigoso.

Noé tenía un propósito de ser y existir, iba a traer a su generación tranquilidad y reposo, involucramos; primero a su familia, a su clan, y segundo a los vecinos y personas que lo llegarían a conocer.
Además, advertimos  en Gen 6.5-7, cuando Dios decide destruir la raza humana con el juicio del diluvio, en el verso 8 hace una excepción gloriosa: “Pero Noé halló gracia ante los ojos de YHVH”, y  dos palabras nos atraen “halló” y “gracia”, elementos básicos para ejercer un sacerdocio delante de Dios.
Eso de que “halló” debe de entenderse como la acción de Dios  de _____encontró o encontrar[7] a Noé, como sujeto de su gracia. Gracia divina es uno de los fundamentos del oficio sacerdotal, que expresa una decisión directa de Dios al ofrecerla u otorgarla.
Gracia que en el texto hebreo es חֵן [ḥen] bien tiene las implicaciones de gracia, favor, aprecio.[8] En otras palabras Noé encontró el favor de Dios y su aprecio.
Luego la biblia califica a Noé en Gen 6.9 como: “varón justo” y añade “Noé caminaba con Ha-’Elohim. Noé era justo a los ojos de Dios, ¿cómo alcanzó tal justicia? Y eso de que “caminaba” con Dios, ¿qué significa? Todo sacerdote al presentarse delante de Dios, tenía que ser revestido de justicia o rectitud.
Visto desde la perspectiva del AT antes de que fuera establecida la ley Mosaica, tal justicia tiene un matiz totalmente distinto a cualquier otro. El testimonio de las escrituras es que Noé era צַדִּיק [ṣaddiq][9] correcto, inocente, justo, que tiene una causa justa, etc.[10]
Entonces, Dios se refiere a Noé como una persona con conducta decente, honesta, e integra. Todo esto envuelve un futuro estilo de vida sacerdotal en Cristo Jesús.
De la misma manera,  ese verbo “caminaba” nos inquieta mucho, porque הָלַךְ (jalák) tiene múltiples formas de traducirlo al castellano.[11]  

Pero la raíz hebrea de la palabra, por ser un verbo, nos auxilia a entenderlo, y asumir que Noé gozaba de una vida cotidianamente relacional con Dios. Incluso por la raíz hitpael[12] que son semejantes a los pronombres reflexivos castellanos. Quiere decir que Noé caminaba, iba y venía, por sí mismo (hay un acto volitivo en la acción), y sería lícito traducir: pasearse, vagar, merodear, escurrirse, ir y venir.[13]  Parece que esta locución tiene orígenes en varias lenguas semíticas que mantienen este sentido.[14]
Del mismo modo, no podemos dejar de lado Gen 6.22 donde queda registrado una actitud primordial en la vida sacerdotal de un nacido de nuevo: “obediencia”.

E hizo Noé conforme a todo lo
que le había ordenado ’Elohim, así hizo.


Quisiera añadir también la versión TLA (Traducción de lenguaje Actual)

“Y Noé siguió con cuidado todas las
instrucciones que Dios le dio”
Sin caer en religiosidades extremas, la obediencia nace de un corazón que ama a Dios. Obediencia sola en sí misma, es nada más que el cumplimiento ritual de algo que estoy convencido; pero obediencia nacida del amor a Dios, es una medida de obediencia del ejercicio sacerdotal, alineada con una relación amorosa entre dos personas.  Obedecer, en esta dimensión, nunca será una carga angustiosa, sino un deleite y causa de alegría.
No tenemos un registro bíblico de cómo era la relación entre Noé y su familia. Pero no por ello, las escrituras no nos inducen a pensar como era es relación.   Por ejemplo, Gen 7.13 cita un hecho importante, anterior a la ejecución del diluvio:
“En ese mismo día entró Noé en el arca, con Sem,
Cam y Jafet, hijos de Noé, la mujer de Noé, y
las tres mujeres de sus hijos con ellos”

El teólogo y comentarista bíblico Carroll Gillis reseñando escritos cuneiformes que también relatan un diluvio primitivo, opina casi al final del mismo:
“La citación de informes paralelos a la Biblia, los que son tomados de las fuentes arqueológicas, tienen un valor corroborativo en relación con el relato bíblico. Muestran cómo, aun entre las naciones paganas, las narraciones más primitivas de la raza eran conservadas, aunque en forma imperfecta, apareciendo en su forma más alta y correcta en la Biblia”[15]

Es un relato narrativo tan real, como real fueron sus actantes que vivieron el horror de un diluvio, y la bendición de un rescate maravilloso. Tomando en cuenta las características mencionadas y tratando en forma preliminar, de crear un perfil de la persona de Noé, nos impulsa a creer que su estilo de vida tuvo que haber afectado a su familia, sin rastro de duda. Esto implica un trabajo que no se originó en los días mismos del diluvio, sino más bien años atrás en la vida de Noé y su familia.
Más que su liderazgo, este hombre logró convencer con actitudes, más allá de las palabras, a toda su familia, de todos los hechos que acontecerían. Creerle a un padre de familia que Dios le reveló, el inminente juicio por medio de un diluvio, cuando nunca había llovido. (Gen 2.5-6), y construir un arca que requeriría muchos esfuerzos y años de trabajo, lo cual demandaría ayuda y mano de obra para fabricarla. Sin reparo, creer en esos términos, manifiesta que conocían a Noé y sabían que decía la verdad.    
Para finalizar vamos a Gen 8.20,
“Y construyó Noé un altar a YHVH, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, e hizo subir holocaustos sobre el altar” algunos comentaristas bíblicos señalan que ésta es la primera mención plena de un altar.[16] En TM utiliza el vocablo מִזְבֵּחַ misbéakj; posiblemente de origen árabe[17] y no cabe duda que corresponde en esencia a la narrativa yavista,[18] y muy constructivo son los escritos Ugarìticos refiriéndose a los altares, comparándolo con el relato bíblico de Noé, y sus ofrendas  o sacrificios.[19] Comparar versiones bíblicas de este pasaje nos ilustran:

TLA[20]
BTX[21]
DHH[22]
NVI[23]
20 Más tarde, Noé construyó un altar para adorar a Dios. Tomó entonces algunos de los animales y aves de los que Dios acepta como ofrenda, y en su honor los quemó sobre el altar.
20     Y construyó Noé un altar a YHVH, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, e hizo subir holocaustos sobre el altar.
20Luego Noé construyó un altar en honor del Señor, tomó animales y aves puros, uno de cada clase, y los ofreció en holocausto al Señor.
20 Luego Noé construyó un altar al Señor, y sobre ese altar ofreció como holocausto animales puros y aves puras.

Notemos que las traducciones TLA y DHH incluyen dos expresiones, que a nuestro parecer son oraciones insertadas idiomáticas. Una es: “para adorar a Dios”, y la otra, “en honor del Señor”.
Nos inclinamos por la redacción que asumen BTX y NVI que son lecturas cortas y sin ningún tipo de coloquio.
Sin embargo, si deducimos que el hecho mismo de construir un altar, comunica un acto de gratitud, adoración, y reconocimiento de la grandeza de Dios, tanto para Noé y todos los integrantes de su familia.
Con razón simple y clara el teólogo Allen P. Ross, señala:
“Dejando el arca, Noé presentó un holocausto a Dios, el cual fue un olor grato para él. El pueblo de Dios es gente que le adora,… y esa adoración iba a tomar la forma de dar a Dios algo de lo mejor de lo que a él pertenece. Los redimidos por Dios le ofrecen la alabanza de sus labios (Heb. 13:15), lo mejor de sus posesiones (Prov. 3:9), y la disposición y humildad de su espíritu. Noé recibió la gracia divina, anduvo con Dios en obediencia y justicia, fue preservado del juicio, entró a una nueva era en que la maldad humana había sido temporalmente eliminada, y respondió con adoración y sacrificios”[24] 
De esta forma, captamos una acción cultica (sacerdotal) que nace en el corazón de Noé. El texto bíblico no nos proporciona pormenores de todo, pero asumimos que para esta familia y su progenitor, esto no constituía nada nuevo, y mucho menos desacertado en este momento. Dios les redimió con portento de un juicio severo hacia la humanidad.
Noé irrumpe en adoración y siempre ésta se acompaña de oración, sacrificio, ofrenda, alabanza, canto, acción de gracias, servicio a Dios y entrega incondicional.[25] Todos estos principios se dejan ver en Noé acompañado por su prole.    
El profesor R. S. Wallace, apunta:
“La Biblia toda está llena de explosiones de alabanza. Surgen espontáneamente del “sentimiento básico” de gozo que señala la vida del pueblo de Dios. Dios se complace y se deleita en las obras de su creación (Gen 1; Sal. 104.31; Prov. 8.30–31), y toda la creación, incluyendo los ángeles, expresa su gozo en alabanza (Job 38.4–7; Ap. 4.6–11)”[26]  
Por último, citamos a dos profetas hebreos, Isaías y Ezequiel (Isa. 54.9 y Ez. 14.14; 14.20) que aluden  al patriarca Noé de la siguiente manera:

ISAÍAS
EZEQUIEL
54.9
Porque esto me será como las aguas de Noé:
Juré que las aguas de Noé nunca más pasarían sobre la tierra.
Asimismo he jurado que no me enojaré contra ti ni te reprocharé.
14.14
Si en ella hubiera estos tres varones: Noé, Dan’el y Job, ellos, por su justicia, librarían únicamente sus propias almas, dice Adonay YHVH.

14.20
Y estuvieran en medio de ella Noé, Dan’el y Job ¡vivo Yo! dice Adonay YHVH, no podrían librar ni a su hijo ni a su hija; sólo ellos, por su justicia, podrían librar sus propias almas.

En el caso de Isaías (54.9) Dios estaba prometiendo que llegaría el día en que no se enojará más contra Israel, y posiblemente se refiera al futuro planeado cuando en Cristo el Israel-iglesia brotaría en los tiempos futuros.[27]
Pero lo que podemos resaltar es que Dios recuerda a una persona, a Noé, apuntando cómo en el pasado, había prometido no destruir el planeta con un diluvio. Dios hace memoria del testimonio de uno de sus sacerdotes patriarcales: Noé.
Hoy en Jesucristo, y en su Iglesia se ha cumplido esta promesa a cabalidad,  el enojo o la ira de Dios, fue apaciguada por el sacrificio de la cruz. El testimonio de Noé es retomado maravillosamente por el profeta Isaías, utilizándolo (Noé) como un parámetro profético en sus tiempos.  
 Ezequiel, (Ez. 14.14) enuncia que el castigo que vendría sobre Israel era tan grande, que aunque en esa ciudad aun hombres tan justos como Noé, Dan’el (forma distinta de deletrear el nombre del profeta Daniel, cuyo libro bíblico lleva su  nombre)[28] y Job, no evitarían el castigo de Dios para su tiempo.[29]
Una vez más, Noé es referido por su conducta fiel y recta para con Dios. Y en (14.20),  se insiste en la reprensión que tiene contra el pecado de la idolatría por parte de Israel.  Del mismo modo, el NT se refiere a Noé con un matiz atrayente.
Por ejemplo, en Mat. 24.37-38, el mismo Señor compara los días de Noé con los días inminentes a su venida; Luc. 3.36, citado en una lista genealógica;  Luc 17.26-27 que es un sinóptico de Mateo; Heb. 11.7, se distingue la fe de Noé comparada a las de sus contemporáneos;  1ª Ped. 3.20, ponderando el apóstol Pedro el juicio pasado en los tiempos de Noé, y aquellos por venir, señala la paciencia de Dios; 2ª Ped. 2.5 reseña como Dios cuidó o guardo a Noé y los suyos en medio de un juicio sin precedentes.
Cualquiera sea la forma de recordar a  Noé en el NT, existe un sabor intencional de los autores bíblicos de ejemplificar, a un ser humano, que ejerció un sacerdocio eficaz y maduro delante de Dios, anticipo del sacerdocio espiritual que los nacidos de nuevo desempeñarían en Cristo siglos después.  


[1] Para una discusión más detallada leer Carson, D., France, R., Meter, J., & Wenham, G. (2000, c1999). Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (electronic ed.). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas. Nuevo comentario ilustrado de la biblia. 2003. Nashville: Editorial Caribe. Pág. 1532. Kuschel, H. J. (1986). Philippians, Colossians, Philemon. The People's Bible. Milwaukee, Wis.: Northwestern Pub. House. Pág. 144. Hendriksen, W. (2007). Comentario al Nuevo Testamento: Colosenses y Filemón. Grand Rapids, MI: Libros Desafío. Pág. 134. Jamieson, R., Fausset, A. R., & Brown, D. (2002). Comentario exegético y explicativo de la Biblia - tomo 2: El Nuevo Testamento. El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones. Pág. 518. Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (1996). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Nuevo Testamento, tomo 3: 1 Corintios-Filemón. Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C. Pág. 232. Lenski, R. C. H. (1937). The interpretation of St. Paul's Epistles to the Colossians, to the Thessalonians, to Timothy, to Titus and to Philemon. Columbus, O.: Lutheran Book Concern. Pág. 99. Pfeiffer, C. F., & Harrison, E. F. (1962). The Wycliffe Bible commentary: New Testament. Chicago: Moody Press. 
[2] Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.
[3] Parece que el origen del nombre propio de Noé proviene del Siriaco. Brown, F., Driver, S. R., & Briggs, C. A. (2000). Enhanced Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon (electronic ed.). Oak Harbor, WA: Logos Research Systems. Pág. 629.  También, para una mejor comprensión del origen lingüístico del nombre Noé lea Koehler, L., Baumgartner, W., Richardson, M., & Stamm, J. J. (1999, c1994-1996). The Hebrew and Aramaic lexicon of the Old Testament (electronic ed.). Leiden; New York: E.J. Brill. Pág. 684. Sin embargo, aun existe insatisfacción entre los especialistas del verdadero origen léase Toorn, K. v. d., Becking, B., & Horst, P. W. v. d. (1999). Dictionary of deities and demons in the Bible DDD (2nd extensively rev. ed.). Leiden; Boston; Grand Rapids, Mich.: Brill; Eerdmans. Pág. 632.
[4] La raíz hebrea en Piel es casi equivalente en gramática a una voz, que advierte que la acción verbal afecta a los sujetos de la oración. Heiser, M. S. (2005; 2005). Glosario de la base de datos de terminología morfológica-sintáctica. Logos Bible Software, (Piel). Implicaría que el texto de Gen 5.29 expresa con este verbo propósito de “estado de sosiego, tranquilidad”, en los labios de Lamec, padre de Noé cuando le pone nombre a su hijo. 
[5] Observe la diversidad de palabras por las que se podría traducir esta palabra hebrea: acción (buena o mala); transacción; actividad; por implicación : producto, propiedad:—acción, arte, bienes, cosa (hecha), elaborar, forma, hacer, hacienda, hecho, hechura, labor, labrado, labrar, obra, oficio, ofrecer, operación, pastelería, producto, trabajar, trabajo, rejilla. Strong, J. (2002). Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario. Nashville, TN: Caribe. Pág. 77.
[6] Strong, J. (2002). Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario. Nashville, TN: Caribe. Pág. 102.
[7] La locución hebrea proviene de מָצָא [maṣa˒] Strong, J. (2002). Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario. Nashville, TN: Caribe. Pág. 69, y pude traducirse por: encontrar, alcanzar, suceder; note también que este verbo comunica por su raíz Qal una realidad simple. Heiser, M. S. (2005; 2005). Glosario de la base de datos de terminología morfológica-sintáctica. Logos Bible Software.
[8] Ortiz, P., V., S.J. (2000). Lexico Hebreo-Español y Arameo-Español (electronic ed.). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas. Tema: חֵן [ḥen]
[9] Ídem.
[10] Chávez, M. (1992). Diccionario de hebreo bı́blico (1. ed.). El Paso, Tx.: Editorial Mundo Hispano. Pág. 569.
[11] Strong, J. (2002). Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario. Nashville, TN: Caribe. Pág. 32.
[12] Heiser, M. S. (2005; 2005). Glosario de la base de datos de terminología morfológica-sintáctica. Logos Bible Software.
[13] Ortiz, P., V., S.J. (2000). Lexico Hebreo-Español y Arameo-Español (electronic ed.). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.
[14] Jenni, E., & Westermann, C. (1997). Theological lexicon of the Old Testament. Peabody, Mass.: Hendrickson Publishers. Pág. 365. Incluso aparece en varias inscripciones Cananitas. Heiser, M. S., Hardy II, H., & Otte III, C. (2007; 2007). Glossary to the Hebrew and Canaanite Inscriptions. Logos Bible Software. Tema: הלך
[15] Gillis, C. (1991). El Antiguo Testamento: Un comentario sobre su historia y literatura, Tomo I. El Paso, TX: Casa Bautista De Publicaciones. Pág. 170.
[16] Gillis, C. (1991). El Antiguo Testamento: Un comentario sobre su historia y literatura, tomos I. pág. 173El Paso, TX: Casa Bautista De Publicaciones.
[17] Brown, F., Driver, S. R., & Briggs, C. A. (2000). Enhanced Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon (electronic ed.). Oak Harbor, WA: Logos Research Systems. Pág. 258.
[18] Skinner, J., 1851-1925. (1910). A critical and exegetical commentary on Genesis. New York: Scribner. Pág. 156.
[19] Sarna, N. M. (1989). Genesis. The JPS Torah commentary. Philadelphia: Jewish Publication Society. Pág. 59.
[20] Sociedades Bíblicas Unidas. (2002; 2003). Traducción en lenguaje actual; Biblia Traducción en lenguaje actual. Sociedade Bíblica do Brasil.
[21] Santa Biblia: La Biblia Textual, Segunda Edición. 1999. Sociedad Bíblica Iberoamericana, Inc.
[22] La Biblia de estudio: Dios habla hoy. 1998 (electronic ed.). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.
[23] International Bible Society. (1979). Nueva Versión Internacional. East Brunswick, NJ, USA: Sociedad Bı́blica Internacional.
[24] Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (1996). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 1: Génesis-Números. Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C. Pág. 44.
[25] Nelson, W. M., & Mayo, J. R. (2000, c1998). Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.
[26] Douglas, J. (2000). Nuevo diccionario Bíblico: Primera Edición (electronic ed.). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.
[27] Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (2000). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 5: Isaías-Ezequiel. Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C. Pág. 111.
[28] Para una mejor y amplia explicación de este tema leer Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (2000). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 5: Isaías-Ezequiel. Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C. Pág. 294.
[29] Gillis, C. (1991). El Antiguo Testamento: Un comentario sobre su historia y literatura, tomos IV. Pág. 300. El Paso, TX: Casa Bautista De Publicaciones.